Con estas temperaturas quedarse en casa debería ser pecado. Y es que no hay nada mejor que aprovechar el buen tiempo para salir a cenar fuera y disfrutar de una velada en buena compañía.  No en vano, todos los restaurantes Sevilla se llenan durante el verano de gente con ganas de divertirse y de experimentar nuevas sensaciones gastronómicas. De hecho, muchos restaurantes aprovechan esta estación del año para presentar sus novedades culinarias ya que saben que va a haber un mayor número de gente dispuesta a saborearlas.

Además estos restaurantes están especialmente preparados para enfrentarse al calor. La mayoría de ellos cuentan con aire acondicionado en el interior y los que tienen terraza han instalado aspersores con agua para crear una ambiente más agradable, algo que consiguen con creces porque yo estoy más a gusto en un restaurante cenando que en mi casa en la que no puedo soportar el calor.

Y aparte de tener la oportunidad probar nuevos platos y de refrescarnos, está el hecho de poder desconectar de todos nuestros problemas cotidianos disfrutando de una rica cena que sirva de excusa para hablar de cualquier cosa que no sea trabajo.