Tu casa de campo necesita una planta eléctrica, pues si estará alejada de la urbanización lo mejor es que adquieras grupos electrógenos para que ante cualquier eventualidad te encuentres protegido y sin la dudad de perder el fluido eléctrico.

También debes tener en cuenta que el grupo se encuentra en un lugar muy apartado del operario y funciona las 24 horas del día es necesario instalar un mecanismo para restablecer el combustible gastado.

 

El mismo consta de una bomba de trasiego, la cual es un motor eléctrico en el que va acoplado una bomba que es la encargada de suministrar el combustible al depósito. Una boya indicadora de nivel máximo y nivel mínimo detecta un nivel muy bajo de combustible en el depósito y activa la bomba de trasiego.

 

Si las condiciones de frío son intensas en el lugar donde se encuentre tu casa de campo, este mecanismo debe disponer de un dispositivo calefactor denominado resistencia de precaldeo que ayuda al arranque del motor. Los grupos electrógenos refrigerados por aire suelen emplear un radiador eléctrico, el cual se pone debajo del motor, de tal manera que mantiene el aceite a una cierta temperatura.