Dicen que lo que mata el amor es la rutina. Bueno, no sé si será la única causa, pero si sé que es una bien importante. Por ello siempre se recomienda a las parejas hacer todo lo posible por mantener la “llama” encendida. Por ejemplo, viajar es una buena idea, pero una excelente idea es comprar flores para sorprender a tu chica durante ese viaje. Proponerle salir los dos de vacaciones es ya un buen comienzo, pero a ello puedes ponerle mucho más. Por ejemplo, encargar flores para que estén listas en la habitación del hotel al que van y así sorprenderla a su llegada es una estupenda idea, ¿no crees?

Quizá estés pensando: “pero con el viaje es suficiente, ¿no?”. Amigo mío, créeme cuando te digo que nunca es suficiente para mantener la llama encendida. Por eso no escatimes, echa a volar la imaginación y piensa en todo lo que puedes hacer en un viaje o excursión.

Las flores siempre son buena idea, no importa al lugar que vayas ni lo que hagas. Un ramo de flores siempre será bienvenido.