La aparición de las criptomonedas causó un gran revuelo en la economía y las noticias desde hace unos años. Poco a poco han ganado aceptación en distintos escenarios, y son aceptadas con un método de pago más por parte de diversos prestadores de servicios o vendedores de productos.

El turismo es uno de estos escenarios en los que se ha aceptado el uso de criptomonedas para transacciones financieras. Ya existen precedentes que indican que, posiblemente, en el futuro no sean un método de pago tan ajeno al sector. De hecho, los antecedentes plasman una serie de ventajas reales y potenciales de comprar Ethereum y otras criptomonedas para utilizarlas durante viajes de turismo.

Mayores facilidades de pago para el turista internacional

Cuando se viaja fuera del país es común tener que lidiar con el cambio de moneda. Buscar casas de cambio y enfrentarse a las pérdidas por comisiones y transacciones es casi inevitable. No tener dinero en efectivo válido para el país visitado resulta en inconvenientes constantes cuando se quieren adquirir ciertas mercancías y servicios.

Sin embargo, con la popularización de las criptomonedas, se prevé que los intercambios comerciales entre turistas y locales (tanto personas naturales como figuras jurídicas) se faciliten en este aspecto, pues son activos aceptados internacionalmente con cierto consenso de su valor en un momento determinado.

Uno de los principales motivos por los cuales se considera posible es la alta proporción de personas adultas que poseen teléfonos inteligentes en el mundo. Incluso en locaciones remotas que son atractivas a nivel turístico pero que no cuentan con casas de cambio o cajeros cercanos, es bastante probable que muchos de los habitantes tengan equipos inteligentes y acceso a Internet con los cuales puedan aceptar estas transacciones.

La limitación de los conocimientos técnicos por parte del ciudadano común probablemente pierda terreno en los próximos años, pues, con el tiempo, los mecanismos de intercambio y pagos con criptomonedas se han sofisticado y simplificado considerablemente.

Resguardo del dinero

Un inconveniente que temen todos los turistas es la pérdida de las pertenencias. Extravíos, descuidos y robos, aunque no son comunes, siguen siendo un factor de riesgo. Y, debido a que los turistas suelen tener parte de su dinero en efectivo para no limitar sus experiencias de consumo a la existencia de lectores de tarjetas de débito o crédito, su pérdida repercute directamente en la calidad del viaje y la disponibilidad de capital para disfrutarlo como fue planificado.

La pérdida de tarjetas también representar un inconveniente importante porque los turistas suelen tener gastos continuamente, y obtener tarjetas de reemplazo puede ser complicado dependiendo del destino.

Sin embargo, si se toman las previsiones correspondientes (y dependiendo del método de resguardo que se utilice para los tokens), el usuario podrá acceder a su dinero sin importar los posibles extravíos de sus pertenencias.

Otra ventaja existente es que, al ser las criptomonedas activos digitales, no deben ser declaradas en el control de aduanas del país visitado. Estos controles pueden resultan molestos especialmente por los posibles límites de ingreso de dinero en efectivo. E incluso si el usuario quiere convertir algo de este dinero virtual en dinero de una moneda tradicional específica, existen numerosos exchanges en donde es posible hacerlo.

Aceptación del sector turístico

Los primeros precedentes de aceptación de criptomonedas en el sector del turismo ya tienen varios años. La primera agencia de viajes de alto nivel que permitió pagos con criptodivisas fue Destinia, en el año 2014. La moneda que permitieron inicialmente fue el Bitcoin. Posteriormente, otras agencias de viajes grandes también integraron estos métodos de pago dentro de su repertorio.

Dado que se trata de agencias de viajes que ofrecen servicios bastante completos, son muchos los servicios turísticos que pudieron pagarse a través de algunos de los criptoactivos más famosos. Por ejemplo, pasajes en aerolíneas y trenes, seguros de viaje, hospedaje y similares.

Actualmente, no solo son agencias de viaje las que aceptan estos métodos de pago. Varias aerolíneas internacionales también aceptan Bitcoin, Ethereum y otras criptomonedas. Por supuesto, es aconsejable consultar las criptomonedas que acepta la aerolínea o agencia de tu interés antes de comprar o intercambiarlas.

El hecho de poder pagar boletos y hospedaje con criptodivisas también supone una ventaja para los usuarios que se preocupan por la privacidad de su información personal. Como las transacciones del mundo cripto son completamente anónimas en principio, el usuario se ahorra la necesidad de dar información sensible, como su número de tarjeta de crédito u otra información de carácter financiero.

Otro aspecto interesante es que la aceptación de las criptomonedas como método de pago ha ido en aumento en los países menos desarrollados.

Dadas las dificultades para acceder a empresas financieras de intercambio de monedas, cajeros automáticos o incluso cuentas bancarias, la aplicación de estas transacciones digitales que no requieren procesos burocráticos en entes financieros permite que individuos no bancarizados puedan introducirse con mayores libertades en los ejercicios turísticos de su región, incluyendo intercambios monetarios con turistas internacionales.