Parece el título de una película pero no lo es. Sí, la energía puede viajar contigo, si llevas siempre tus Generadores contigo. Por muchos años el hombre pensó cómo lograr que la energía lo acompañara, cómo generarla sin grandes maquinarias, siendo ahorrativos.

Después de muchas investigaciones surgieron los generadores para cumplir ese sueño del hombre moderno, y resulta que la invención llegó para quedarse.

En la actualidad no compran generadores eléctricos solo los empresarios para sus grandes instalaciones o fábricas, sino hasta el pequeño agricultor que quiere hace más sostenible y sustentable su finca, su veguerío.

Podemos entonces los que no somos ni agricultores ni dueños de grande empresas adquirir también un generador que nos acompañe en nuestros viajes, que nos facilite energía lo mismo en la playa, que el bosque.

Para ello solo es imprescindible saber qué tipo de generador es el que necesitamos, con qué características y potencia, ello ayudará igualmente a que ahorremos, pues no estaremos generado una energía que tampoco vamos a consumir, sino solo la que verdaderamente necesitamos, la mínima indispensable para nuestro equipo de música, las cocinas, la televisión, para utilizar la computadora, cargar las baterías de teléfonos, y cámaras fotográficas y otros implementos que necesiten de electricidad para su funcionamiento.