España es un país que ha ido buscando poco a poco pensar arquitectónicamente en las personas en sillas de ruedas y así crear las mejores rutas para su movilidad. Tal es el caso de estas rampas para silla de ruedas que podemos encontrar a la entrada de los edificios de servicios públicos.

 

Las mismas son un ejemplo  donde se eliminan las barreras arquitectónicas no solo para los minusválidos o incapacitados, sino para las madres y sus carritos de bebés que a menudo deben hacer gestiones comerciales o de salud con sus hijos en el carrito.

Hace unos años no saben las de incomodidades que pasaba mi vecina para ir al chequeo mensual de su beba, la cual iba muy horonda en su carrito, hasta que tocaba subir las escaleras de cualquier médico.

Pues al principio el camino se hacía fácil tomando la ruta de cualquier parque o plaza cercano al edifico, pero la verdad es que una vez pasada es vía más o menos cómoda para el tránsito de ella o de personas con discapacidad que van en sillas de ruedas, se topaba con un edificio sin rampa para subir el carrito. Por suerte esto ha ido cambiando en las ciudades principales de vuestro país. Habilitando rutas para este tipo de personas.