Se dice que el tennis Barcelona es como un deporte nacional. Que en esta región su práctica es adorada por los más jóvenes y todos sueñan con ser campeones o estrellas alguna vez.

Es por ello que existen varios preparadores y entrenadores, incluso para quienes apenas saben dominar y manejar una arqueta y solo quieren pasar un día de sano esparcimiento.

El caso es que no se puede ir a Barcelona y no practicar su deporte, sería como una ofensa, pues este ya forma parte de la identidad y la cultura del lugar.

A nadie se le ocurriría por ejemplo viajar a China y no intentar comer con los cubiertos tradicionales, o no brindar con ron en VietNam, o no bailar un son en Cuba.

Así mismo sería visitar Barcelona y salir de sus fronteras sin tener una raqueta en la mano y golpear por encima de la net hacia la cancha contraria.

Es como una combinación exquisita, eso sin contar las capacidades de relajación que permite su entrenamiento, lo cómodo y lindo de la ropa con la que se practica y los innumerables beneficios que trae para la salud de quienes lo practican.

No sería justo entonces visitar este sitio y no tener al menos un partido, uno solo, para contarlo habrá valido la pena.