Yo lo tengo claro: lo mejor que se puede regalar son experiencias. Y es que eso es al final de cuentas lo más importante, por eso siempre le regalo a mi pareja cosas que podemos hacer juntos.

Por ejemplo, siempre había soñado con hacer un viaje a Tailandia así que en su cumpleaños le regalé un viaje organizado por este país. De acuerdo con sus palabras, fue el mejor regalo que le pude haber hecho. Eso sí, debo confesar que yo también disfruté mucho del viaje porque claro, no se iba a ir sola, fue un viaje para dos.

Las navidades pasadas le regalé una escapada enoturística por La Rioja y también fue un exitazo. En cambio, mis amigos que siguen optando por comprar cosas tradicionales a sus parejas como ropa o joyas siempre tienen problemas porque no les gusta o no les queda bien.

Con los viajes organizados, aunque sea a la vuelta de la esquina, siempre triunfas porque tienes de tu parte el efecto sorpresa ya que no se esperan que les regales eso pero sobre todo porque un viaje es una experiencia inolvidable que todo el mundo aprecia y valora.