Tus mejores viajes merecen ser recordados, por eso La Caixeta te ayudará inmortalizarlos en fotografías. Pues viajar es una de las actividades humanas más populares, necesarias y habituales, ya que el movimiento es sinónimo de vida. Las hordas primitivas nómadas sobrevivieron por su perenne traslado a sitios propicios para la superviviencia, hasta arribar a destinos sedentarios que generaron los posteriores desarrollos civilizatorios.

El viaje entonces fomentó el desarrollo económico y cultural de los pueblos que entraron en contacto a través de rutas comerciales de larga distancia, como la Ruta de la seda, la Ruta de las especias, y las Rutas trasatlánticas. Los protagonistas de estos periplos eran los mercaderes. Pero el viajante de negocios cuenta con otras modalidades históricas y contemporáneas, como el tratante de ganado, el buhonero (vendedor ambulante o callejero), el arriero (dedicado a transportar mercancías a lomo de mula), el merchero (pueblo nómada actual que vive principalmente de la venta de objetos de metal), y los feriantes (especializados en proponer sus mercancías en ferias de diferentes lugares lejanos o aledaños).

El placer del viaje encuentra sus máximas expresiones en el turismo convencional y los mochileros que practican el senderismo en busca de emociones solo proporcionadas por la aventura.