El primer paso en la prevención de incendios es realizar una evaluación de riesgos para identificar los peligros potenciales y los desencadenantes que podrían resultar en una emergencia, por ello debemos siempre estar prevenidos a cualquier tipo de situación irregular que se pueda presentar en nuestro inmueble, para esto debemos tener siempre en cuenta los posibles peligros que puedan surgir de manera repentina, los peligros pueden incluir:

  • Dispositivos electrónicos, cableado y cables defectuosos.
  • Enchufes de enchufe sobrecargados o defectuosos
  • Aparatos de cocina
  • Aparatos de calefacción
  • Materiales combustibles y líquidos inflamables colocados cerca de fuentes de calor.
  • Cigarrillos, encendedores y llamas abiertas.


Para evitar que un incendio pueda llegar a mayores, una de las mejores opciones es contratar un servicio de sistemas contra incendios, los cuales van a permitir sentir una mayor seguridad a la hora de cualquier circunstancia irregular que pueda ser producida por uno de estos factores antes descrito, Pedi el servicio aquí.